En nuestro afán por mejorar tecnológicamente, mirar hacia el futuro, crear tendencias que mejoren nuestra calidad de vida e integrarlo todo en el medio ambiente para obtener productos más sostenibles, nos olvidamos de que muy probablemente no seamos los primeros en inventarlo.

Al final volvemos a nuestros inicios, al principio, a la sencillez de productos fabricados con productos naturales. Duraderos en el tiempo, lo que significa reutilizables tantas veces como sea necesario, evitando un deshecho absurdo.

¿ A quién le gusta su casa sucia? ¿ A quién le gusta su jardín empobrecido, sin color, sin vida, y lleno de basura?

Así hemos estado tratando nuestra propia casa durante años. Ha llegado el momento de parar la máquina, pensar y RE-descubrir.

Es el caso de nuestras copas de lactancia SILVERETTE. Ya en el siglo XVIII y XIX se utilizaron copas, principalmente, de plata, marfil o cristal, para proteger y curar los pezones de las madres lactantes. También ellas, al igual que nosotras, padecían dolor, gritas, fisuras, infecciones, sangrado , mastitis….. También ellas buscaron la manera para prevenir y curar esos dolores que hacen que la lactancia sea menos agradable.

Los iones de plata actúan como antibacterianos proteginedo de las infecciones, una propiedad bien conocida desde hace siglos. La forma de las copas permiten recolectar leche materna que va surgiendo de la mama, y de esta forma mantiene los pezones siempre humedecidos. Además, la leche materna contiene productos secundarios con un alto poder cicatrizante, y al encontrarse en circulación dentro de las copas, ayudan a la cicatrización de las heridas que se hayan podido producir durante la lactancia.

Las copas de lactancia del S.XVIII

La plata, no caduca, es faćil de lavar, no contiene tóxicos, y cuando una madre termina con su uso, puede reutilizarse de muchas maneras, ya que la plata puede volver a fundirse y transformase en otro elemento o en su defecto volverse a utilizar. Lo importante es que no contamina al medio ambiente, ni es considerado un residuo tóxico para nuestro planeta.

Es seguro, eficaz y natural. Un producto que lleva muchísimo tiempo ayudando a todas aquellas madres durante la lactancia materna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *