Algunos expertos afirman que “amamantar con dolor deprime”, por eso hoy queremos ofreceros algunos consejos útiles para una lactancia sin dolor.

La lactancia materna, a pesar de ser un proceso instintivo y natural, tiene complicaciones y dificultades que pueden llegar a ser una terrible pesadilla, sobre todo durante las primeras semanas después del parto.

Desde Mae Terra os hacemos una lista de recomendaciones básicas que os pueden ayudar hacia una lactancia feliz, saludable y sin dolor. Os animamos a que probéis, a buscar ayuda y apoyo en grupos de lactancia, NO ABANDONÉIS! La lactancia materna es el mejor regalo que le podéis dar a vuestro bebé, en salud y en comunicación no verbal con vosotras. Una vez superados estos pequeños obstáculos, encontrarás la lactancia materna una realidad fascinante y una experiencia maravillosa.

  1. Busca un lugar relajado. Evita que te molesten. Es un momento íntimo para ti y tu bebé.
  2. Ponte cómoda, sentada, semirecostada o estirada.
  3. Procura un buen agarre del bebé: boca abierta (casi tapando la aureola), labios evertidos y nariz y boca tocando el pecho.
  4. En caso de tener un bulto, coloca al bebé de forma que el mentón se encuentre en la dirección del bulto. Así el bebé con la succión ayudará a la disolución de la obstrucción.
  5. Evita repetir demasiado del mismo pecho. Equilibra ambas mamas.
  6. Al terminar, coloca las pezoneras SILVERETTE sobre el pezón y cúbrelo con el sujetador. Las pezoneras de plata ayudarán a la cicatrización de las heridas, y a evitar posibles grietas y bacterias.

Os recomendamos consultar la página www.albalactanciamaterna.org. En ella podréis encontrar muchísimas soluciones a posibles problemas así como información sobre la lactancia materna.

Debemos aprovechar el poder que la naturaleza nos ha dado, porque ella nos ha escogido a nosotras para este momento tan mágico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *